La increíble noticia es que estos tipos por ser más saludables y estar elaborados con opciones más ligeras no ponen en riesgo la figura que se desea. 

La pasta a base de "Quínoa", que se elabora a partir de este pseudocereal para fabricar harina y posteriormente elaborar una pasta de textura delicada y un sabor suave. Pese a que su popularidad no es muy elevada, sus ventas crecen exponencialmente dándole mayor visibilidad en el mercado y que en comparación al contenido calórico de la pasta original el de la quínoa es mucho menor siendo este de apenas 291, mientras que el del espagueti es de 370 kcal. 

Por otro lado, existe la pasta de "harina integral" que, a su vez está hecha de granos de cereales enteros, aportando un mayor contenido en fibra, casi el doble que el de la pasta convencional, si bien es cierto que a nivel de calorías sólo tiene 10 kcal menos que la pasta de harina de trigo, esta aporta mayores beneficios a la digestión.

Para finalizar se encuentra la rica "pasta de espelta" que no solo es valorada por su alto contenido en gluten y proteína si no, porque en la antigüedad era consumida únicamente por personas pudientes. Hoy en día es un elemento común y de un precio más accesible; cabe destacar que esta rica pasta a base de una subespecie del trigo es una de las pastas con menor contenido calórico, siendo de 336 kcal frente a los 370 de la pasta convencional. 

Entre tantas variedades es difícil decidir, pero lo que sí es cierto es que ahora contarás con mayores opciones a la hora de escoger tus pastas y hacer platillos más saludables sin prescindir de ella.