Sin lugar a discusiones, la pizza es una de las comidas más internacionales y populares del mundo. Dentro de sus singularidades, este milenario plato originado en Italia tiene la particularidad de ser muy versátil en cuanto a los ingredientes que la pueden componer y en consecuencia, al precio que pueda llegar a valer. El reconocido chef italiano Renato Viola, nacido en Agropoli, en la provincia de Salerno (sur de Italia) es el inventor de esta lujosa receta. Para hacerla utiliza: harina orgánica certificada A.I.A.B (Asociación Italiana de Agricultura Biológica), sal rosa australiana del río Murray, levadura natural, tres variedades de caviar, gambas rojas Acciaroli, langosta noruega, cigalas y mozzarella de búfala orgánica. Esta lujosa preparación gastronómica va acompañada de una botella del refinado champagne francés Krug Clos Du Mesnil 1955, acorde al nivel de los ingredientes utilizados. 

Buena parte del elevado costo de esta pizza está dado por los tres tipos de caviar que contiene. Uno de ellos es el Oscietra Royal Prestige, unos huevos de gran tamaño y sabor muy dulce con un ligero aroma a nuez. Otro es el Kaspia Oscietra Royal Classic -de color marrón oscuro y que mide hasta 2 mm de diámetro-, deriva de un esturión que puede llegar a medir dos metros de largo y pesar hasta 200 kilos, vive cerca de la costa de Irán y se lo encuentra habitualmente al sur del Mar Caspio. Por último, el Beluga Kaspia, un caviar suave, cremoso y firme de color gris perla a gris oscuro que proviene de un esturión también del Mar Caspio y del río Danubio que puede llegar a medir hasta 4 metros, pesar hasta mil kilos y del que no se pueden pescar más de 100 ejemplares al año.

La totalidad de la preparación de la pizza y del servicio se desarrolla dentro de la casa del cliente, a excepción de la elaboración de la masa, que se hace 72 horas antes como es tradición en Italia. Incluye además un servicio de platos y cubiertos de edición limitada exclusiva. El equipo de trabajo está conformado por dos chef (entre los que se encuentra su creador, Renato Viola) y un sommelier. Renato Viola está considerado como uno de los mejores Master Chef de Pizza de Italia y del mundo. Es miembro del equipo italiano de pizza acrobática y ha ganado premios en concursos de fabricación de pizza en Italia y en toda Europa. Ha participado en competencias en París, Las Vegas, Miami, Londres, Roma, Nápoles, Stuttgart, Dublín, Edimburgo y Milán. Es instructor de pizza y al dominar tantos y distintos métodos de preparación es un constante innovador en la materia..

La experiencia es muy completa ya que también presta especial cuidado a las bebidas que son parte de esta experiencia culinaria. Además del champagne francés, la propuesta contiene el prestigioso coñac Louis XIII -se utiliza para la elaboración y de allí deriva el nombre de la pizza- y una exclusiva botella de brandy Cardenal de Mendoza Carta Real. 

El tamaño de la pizza es pequeño -aproximadamente 20 cm de diámetro- y se calcula suficiente como para una comida de dos personas. Su autor asegura que “8300 euros que cuesta el servicio no es un precio exagerado si se tienen en cuenta los productos de alta calidad y que dos personas acudan a casa a cocinarlos”. Y es muy probable que así sea, pero teniendo en cuenta que la pizza nació como un alimento entre las clases más pobres para combatir el hambre, no deja de ser curioso que exista una variante con un precio tan elevado de este popular plato.