¿Cuál es la historia de esta ensalada?

Para conocer el origen de este plato debemos remontarnos al año 1920, y ubicarnos en Capri, específicamente en las instalaciones del Grand Hotel Quisisana, el cual puedes visitar de manera turística actualmente. Este prestigioso y renombrado hotel invitó al asombroso chef Filippo Tommaso Marinetti, muy conocido por preparar platillos únicos, considerados como futuristas, pues nadie se atrevía a mezclar especias y alimentos como él.

El Gran Filipo, como siempre, quiso deslumbrar a todo el personal y visitantes del hotel, preparando algo nuevo, que elevara su reputación ya de por sí bastante alta en esa fecha; y para conseguirlo, decidió elaborar una ensalada ?una elección peculiar para la época, debido a que en ese momento la mayoría de los platillos consistían en distintos tipos de pasta?. Aun así, siguió adelante y es precisamente allí donde se prepararía por primera vez este plato que hoy en día solo es catado en los restaurantes más finos y elegantes a nivel mundial, y no solo eso, sino que se considera uno de los favoritos de miembros de alta cuna.

Recomendaciones para este plato

Aunque la simplicidad de sus ingredientes puede confundir a más de uno, la verdad es que, si requiere de una serie de ayuditas al inicio, para que el sabor original se conserve; por ello, lo más importante es garantizar que todos los ingredientes estén frescos, pues esto le dará un gusto más fuerte a cada uno. Asimismo, se recuerda que la albahaca debe repartirse en cantidades generosas, para que cubra las esquinas del plato, pues este es uno de los toques principales de la ensalada. Y finalmente, si no eres un amante de la pimienta, no te preocupes, basta con un toquecito para realzar el sabor.