¿De dónde salió este plato?

Una buena noticia para los italianos es que, aunque la historia que envuelve este tipo de pasta ha sido un poco turbulenta, está 100% confirmado que es un platillo originado en Italia; aunque, se desconoce a ciencia cierta, en qué momento surgió la idea de prepararla tal como la conocemos ahora.

Pero, por supuesto, hay diversas teorías que buscan esclarecer esta duda; siendo la más verídica, aquella que indica que la primera vez que se realizó una carbonara, fue durante la segunda guerra mundial, por manos de un cocinero en Roma, que ofreció para los soldados estadounidenses un plato de pasta, acompañada de huevo, tocino, pimienta y queso; un hecho que sorprendió positivamente a los soldados que, en su momento, fueron sus primeros catadores.

Recomendaciones al preparar carbonara

Para obtener una pasta carbonara ideal, lo que debes tomar en cuenta, primeramente, es el tiempo de cocción, esto para que los ingredientes no se quemen o pierdan su sabor en el proceso, sobre todo si hablamos del tocino. En el caso de los huevos, procura que solo se cocinen un poco, y verterlos en la olla con la pasta recién hervida, de modo que terminen de cocinarse en la misma olla y los sabores se mezclen más armónicamente. 

En el caso del queso, debe presentarse rallado, por lo que puedes hacerlo mientras que esperas a que la pasta se cueza con los huevos. Y finalmente, toma en cuenta la pimienta, preferiblemente dando la opción a cada persona de que le aplique a su plato la cantidad que más le guste; aunque siempre se ha dicho que mientras más pimienta se coloque, se disminuye un poco la cantidad de queso. Y listo, obtendrás una carbonara digna de un rey.