El origen de los arancini se le atribuye a los árabes, cuando Sicilia pertenecía  al dominio árabe aproximadamente entre el siglo IX y XI. Se cuenta que durante los banquetes de esa época era muy común poner en la mesa una bandeja con abundante arroz con verdura, carne y otros ingredientes que le daban un aroma especial. 
 
Los invitados para degustarlo tenían que agarrar con sus manos un poco de arroz, condimentarlo con cordero y estaba listo para llevarlo a la boca, luego este platillo fue cambiando y surgió la versión con la cubierta frita y fue así como  se hizo popular en las calles. Uno de los traductores del árabe  de la Edad Media  resalta que los platos de la cultura árabe se le ponían el nombre de la fruta que guardaban cierta similitud, se fijaban en la forma y en su tamaño, los arancini eran pequeños como una naranja y por eso fueron llamados arancini, además se podían transportar fácilmente.
 
Algunos estudios arrojan que el nombre en correcto siciliano es aranciu, fue en el año 1942 cuando se bautiza con el nombre de arancino en el Diccionario Moderno de Panzini. En nuestros días los dos términos son correctos.
 
La forma original fue esférica  y la forma cónica fue una creación reciente que busca parecerse al Etna y también es más fácil de comer, porque se puede agarrar de la punta. Puedes conseguir varias variaciones pero siempre vas a tener una bola de arroz rellena, empanizada, frita que da como resultado un hermoso color dorado crujiente.