El jabalí carne muy apreciada en exquisitos estofados

La carne de jabalí con el pasar del tiempo y cuando su cacería no estaba prohibida, fue usurpando un poco la carne de cerdo en la preparación de deliciosos guisos.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 33 Segundos

El jabalí por mucho tiempo era un enemigo de los campesinos, porque destruía los cultivos, entraba en las aldeas y atemorizaba a los aldeanos; por lo tanto, lo cazaban casi hasta producir su exterminio.

Luego, al establecerse reglas que limitaban su cacería, el jabalí se difundió por todo el territorio, y su carne compitió con la del cerdo para preparar deliciosos ragú dominicales.

En los restaurantes del Cilento, donde abundan los jabalí, especialmente en la carretera hacia Monte Vergine hay un restaurante, que, durante la cacería al jabalí, se especializa en preparar deliciosos platillos de carne de jabalí, como el estofado con pimienta verde, pero también no se puede dejar de degustar unos deliciosos cavatelli o fusilli con ragú elaborado con carne de jabalí y jugo de tomates, siguiendo los pasos tradicionales para su preparación.

 Pero debido al fuerte sabor, es necesario marinar la carne, y eliminar la grasa que se caracteriza por su sabor amargo. El ragú de jabalí no solamente acompaña un buen plato de pasta, sino también una rica polenta.

Así como se preparan salchichas de cerdo, también en el Cilento se elaboran con carne de jabalí, y no puede faltar un delicioso ragú preparado con salchichas de jabalí y passata de tomates.

La costumbre entre los cazadores es compartir la carne y preparar juntos las salchichas, para luego llevarlas a sus casas y preparar un ragú con que se condimentará los cavatelli y los ñoquis hechos en casa.

Hoy en día los jabalíes en el Cilento se han convertido en una amenaza para los vinicultores, debido a que, al cruzar los jabalí de la zona con otros provenientes del norte de Europa, ha resultado un híbrido más fuerte y más prolífero que el jabalí del Cilento. Esta nueva especie invade y destruye los viñedos.

Ayúdanos compartiendo