¿De dónde proviene?

Ha sido constante la búsqueda de la historia de este plato, debido a que cuando un alimento tiene mucho éxito, el lugar de origen suelen distorsionarlo para quedarse con el crédito de la creación. Por suerte para las sepias rellenas, hay una teoría aparentemente verídica.

La leyenda nos lleva al año 1870, donde un chef estudiado en Estados Unidos, de nacionalidad francesa llamado Pierre Fraisse, cocinó para sus amigos un bogavante junto con un fumet de las famosas sepias; para ello les agregó cebolla, ajo, tomates y un poco de coñac, generándose así un platillo casual, que resultaría ser un manjar internacional en futuros años.

Esta teoría es la aparentemente confirmada, aunque algunos pescadores de Francia han asegurado que ese tipo de salsa ya se preparaba desde hace varios años.

Características principales

Las sepias son un reconocido invertebrado marino. Que puede ser cocido, y es rellenado con distintos ingredientes. Presentando muchas variantes, ya que su relleno depende de la zona en la que se esté preparando.

En algunas partes de Italia se rellenan con queso, perejil, huevos, alcaparras y ajo. Soliéndola acompañar con tiras de jamón y algo de calamar condimentado. En España también es deseado este platillo, cociendo y rellenando las sepias con ajo, perejil y aceite de oliva.

Este plato contiene nutrientes muy importantes para el cuerpo humano, contando con buenos números de zinc, yodo y varias vitaminas que ayudan, entre otras cosas, a la buena producción de hormonas y a la excelente regularización de nuestro metabolismo.